De acuerdo con el Minsa, se han registrado más de 40 mil fallecidos y se ha superado el millón de casos confirmados de coronavirus. Especialistas consultados por El Comercio sugieren a la población no exponerse innecesariamente.

La noticia del y otras ocho regiones del país, consideradas en el nivel de alerta extremo, ha generado diversas reacciones en la población. Ayer y hoy, se vieron  de la ciudad hasta donde muchas personas llegaron para adquirir productos de primera necesidad como víveres no perecibles y artículos de limpieza y aseo.

Casi en simultáneo también se hicieron populares los hashtags #NoALaCuarentena, #DesobedienciaCivil y #NoAlToqueDeQuiebra. Con esta iniciativa digital, varios grupos promueven, a través de Facebook y Twitter, movilizaciones en contra de la cuarenta obligatoria que va desde el 31 de enero hasta el 14 de febrero.



Todo esto ocurre cuando cuando el país ha sobrepasado los 40 mil fallecidos y ha superado el millón de casos confirmados de , de acuerdo con los reportes del Ministerio de Salud. Especialistas consultados por El Comercio sugieren a la población no exponerse innecesariamente a aglomeraciones ni mucho menos asistir a manifestaciones sociales.

De acuerdo con el médico infectólogo y jefe de la Brigada de Epidemiología del Hospital Cayetano Heredia, Carlos Medina Collao, la transmisión viral se encuentra bastante elevada y “una persona infectada con COVID-19 tiene la capacidad de contagiar a unas cuatro más”.

Medina Collao hace énfasis en que si ocurriese una movilización no se respetaría el distanciamiento social recomendado de por lo menos 1,5 metros, y estos ambientes, por más que sean al aire libre, se convertirían en focos de contagio. ”A mayor distanciamiento hay un menor riesgo”, señala el médico.

“Se han hecho muchos estudios, incluso con gente que hace deportes, y se ha visto que si una persona se agita, grita o está en constante movimiento, exhala aire y las partículas se expanden mucho más. Ya no son uno o dos metros, estas pueden llegar hasta los tres o cuatro metros. Lamentablemente, estos ambientes favorecerían la expansión del virus en un momento crítico como el que estamos atravesando. Recuerden que a mayor aglomeración, hay mayor transmisión, mayor cantidad de enfermos y pacientes graves, y, más colapso de hospitales y muertes”, agrega Medina Collao.

Una opinión similar comparte el también infectólogo y médico del hospital Guillermo Almenara, Juan Villena Vizcarra. El especialista señala que el coronavirus es un problema de salud pública, que afecta a toda la población y no solo a algunos pocos. “Cuando una persona se infecta con el COVID-19, el resto corremos el riesgo de tener la enfermedad, hay que tener eso claro”, dice el especialista.