Las víctimas perecieron al intentar salir del local nocturno donde se llevaba a cabo una fiesta pese a la prohibición de reuniones sociales por el estado de emergencia.

La muerte de 13 personas al interior de la discoteca Thomas Restobar en el distrito de Los Olivos, Lima, captó la atención de los medios internacionales que reportaron la tragedia durante la madrugada de este domingo. Las víctimas mortales participaban de una fiesta a la que asistían decenas de jóvenes.

La Agencia Francesa de Prensa (AFP), la cadena alemana Deutsche Welle (DW), RT de Rusia, MeganoticiasTelesurTele13, entre otros medios dieron cuenta del hecho ocurrido pese a que en el país están vigentes una serie de restricciones relacionadas a as reuniones sociales y movilidad debido al estado de emergencia por la pandemia del coronavirus (COVID-19).

De acuerdo con el Ministerio del Interior, la tragedia se desencadenó después de que personal del Escuadrón Verde de la Policía Nacional interviniera el local. “Los asistentes a la fiesta intentaron escapar por la única puerta de ingreso, atropellándose y quedando atrapadas entre la puerta y una escalera de local”, detalló en un comunicado.

Las autoridades a cargo de la investigación de los decesos indicaron que buscan identificar a los dueños del local y responsables de estos hechos.

De parte del Poder Ejecutivo, la primera en pronunciarse fue la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Rosario Sasieta, quien declaró a los medios que esta tragedia “nunca debió ocurrir” debido a que estas reuniones sociales están prohibidas.

Sasieta consideró que “los socios y dueños” del local comercial que permitieron la realización de la fiesta “son los principales responsables” de la muerte de los jóvenes. La ministra informó durante la madrugada del domingo que una menor de edad figura ente las víctimas mortales.