Piden nueva estrategia

Si bien la posibilidad de un futuro con inmunización masiva es esperanzadora, el Colegio Médico del Perú (CMP) pide que este tema no acapare la atención ni los esfuerzos del Gobierno para luchar contra el virus que provoca un promedio de 200 muertes diarias.

“Felicitamos la previsión del Gobierno, pero, ante la urgencia del momento, el foco de la atención debe estar centrado en una respuesta rápida y actividades precisas para evitar perder el tiempo. Tenemos unos 63.000 casos nuevos semanales”, señala el médico Daniel Neyra Escalante, miembro del comité científico del CMP.

De acuerdo con el especialista, urge establecer una nueva estrategia dirigida a la prevención y contención del virus, con herramientas epidemiológicas que permitan la identificación geopoblacional a nivel específico para cortar la cadena de transmisión. “Los cercos epidemiológicos no son encerrar a un distrito, sino la búsqueda y aislamiento de las familias contagiadas, pero con apoyo social y alimentario para que el confinamiento tenga sostenibilidad”, señaló.

Para el gremio médico, debe ser prioridad fortalecer la participación municipal, comunitaria y social; establecer estrategias diferenciadas para Lima y regiones, fortalecer el primer nivel de atención a fin de reducir los casos graves que buscan camas de hospitalización y ejecutar un efectivo control de riesgos laborales para reducir contagios en la reactivación económica. Estas acciones, señala, dependen de la decisión política para empezar a ejecutarse.

“No queremos pensar que una herramienta estratégica tan importante como la vacuna encierre en el trasfondo una postergación y una teoría de inmunización de rebaño que sería peor. Necesitamos actitudes claras de que la intención es otra”, agregó.

Además, insiste en que la protección de médicos y personal de primera línea no puede ser desatendida. En diálogo con este Diario, Neyra Escalante demandó al Ejecutivo establecer un programa de nacional de capacitación y mejoramiento de la bioseguridad de los profesionales de la salud.

“Tenemos casi 7.000 trabajadores de salud de diferentes profesiones que están enfermando por coronavirus. ¿Para qué nos han aplaudido tanto al inicio de la pandemia si ahora nadie nos aplaude cuando nos entierran solos?”, dijo.