Los síntomas más comunes incluyen:

1. Fiebre.

2. Cansancio.

3. Tos seca.

Otros afectados pueden presentar también:

1. Congestión nasal.

2. Secreción nasal.

3. Dolor de garganta.

4. Diarrea.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recalca que estos signos “suelen ser leves y aparecen de forma gradual”. No obstante, alrededor 1 de cada 6 personas con  desarrollan cuadros graves. Adultos mayores con hipertensión arterial, problemas cardíacos o diabetes, tienen un mayor riesgo de experimentar complicaciones severas, como neumonías. Aproximadamente el 2% de los infectados a fallecido.